Virginidad

Todas las culturas a lo largo de la historia se han preocupado por la primera vez de sus mujeres, bien para sacralizarla, bien para denostarla. ¿Tiene sentido hoy ser virgen?. No sirve para nada. Según los médicos es sólo un resto del proceso de formación del aparato genital femenino. Cuando el canal vaginal está completo, sus paredes, al separarse, dejan un trazo de su unión que es el hímen. Es algo propio del género humano. Algunos primates, como los simios, tienen un himen rudimentario que se rompe en los juegos que preceden a la madurez sexual, pero la mayoría de los animales no tienen nada parecido. Claro que tampoco tienen tanta cabeza para complicarse la vida.
Como dice Efigenio Amezúa, sexólogo, el himen no es más que una frágil telilla cubierta de gruesas ideas. A lo largo de la historia ha sido valorado como prueba de pureza, como garantía, como trofeo, como recompensa. En una visión masculina de las cosas, el fiel musulmán espera alcanzar un paraíso poblado de huríes , vírgenes que siempre regresan a su condición virginal.
Lo cierto es que la virginidad y el control de la sexualidad femenina han dado lugar a todo tipo de prácticas. En la boda gitana tradicional se efectúa la prueba de la virginidad mediante el ritual de desflorar a la novia a manos de una experta, con un pañuelo de seda que su madre mostrará luego públicamente. En algunas zonas rurales de Egipto es el marido quien lo rompe con los dedos antes de acostarse por primera vez con su esposa. En pueblos tan diferentes como el chino, el romano o el gítano ha existido la costumbre de mostrar en público el lienzo manchado de la noche de bodas.
Según el catedrático de Antropología Social Tomás Calvo Buezas, la obsesión por la virginidad es tan antigua como la sociedad patriarcal: la mujer se convierte en propiedad del varón, y su virginidad es la garantía de que él será realmente el padre de sus hijos.
Qué absurdo.!!! Creo que en civilizaciones pasadas, la falta de oficio de la gente, le conducía a pensar demasiado en detalles, que eran sobrevalorados sin ningún verdadero significado . El machismo ha predominado desde hace mucho tiempo, y quizás en todo este tema el himen no es más que una frágil telilla cubierta de gruesas y erradas ideas.
Por si acaso, si alguna mujer después de leer este comentario se preocupa, la cirugía plástica ofrece reparación del honor perdido: media hora de quirófano con anestesia local, un par de semanas para la cicatrización y vuelva a empezar…
Qué absurdo!!!