Sonrían a pesar de todo

Dicen que Sonreir es contagioso, y se contagia como una gripe,
Cuando alguien me envió una sonrisa, yo tambien empecé a sonreir.
Yo pasaba por la esquina y alguien vio mi sonrisa cuando me sonrió me di cuenta de que yo se lo había pasado.
Razoné sobre esa sonrisa y me di cuenta que valía la pena,
Una simple sonrisa, como la mía puede viajar alrededor del mundo.
Asi, si sentís que te viene una sonrisa, no la dejés sin ser vista,
Hacé que comience una epidemia rápidamente, y contagiá al mundo con buena onda!
Mantené esta sonrisa en movimiento enviándola a un amigo.
Todos necesitamos una sonrisa!!!
Sonrían
“Jesús Piñeiro”