POP

Todo comenzó cierto viernes de invierno, aquella tarde me encontraba poseido por una extraña y pertinente sed, provocada por la ingesta matutina de unas tapitas de mojama, así que sugerí a mis colegas que nos movilizaramos a algún abrevadero cercano, el caso es que comenzamos a caminar y despues de dirigir un rato nuestros pasos a ningún lugar, nos detuvimos frente a un bar que parecia haber surguido de la nada, jamas antes, ninguno de los compañeros de expedición se habia fijado en ese local, emanaba cierto aire de misterio y morbo, como si hubiesemos descubierto el bar de las tias buenas*,
el caso es que entramos y cual fue nuestra sorpresa, que al entrar vimos que estaba vacio, solamente habia una camarera secando vasos con una balleta y una barra con cuatro banquetas, el lugar estaba por lo demás completamente a oscuras, de echo parecia estar flotando en un universo paralelo, no sentiamos por donde pisábamos, solo recuedo que recorrimos la distancia entre la puerta y el lugar donde reposaban las tetas de la camarera como si fueramos en una cinta transportadora.
La camarera (que si hasta ahora no he descrito como era, ha sido por respeto a mi líbido y la de los lectores) ,como decia la camarera nos preguntó, que vais a tomar????, todos empezamos a balbucear, y ella dijo: por que no os tomais un zumito de estos, mis chiquitines,que hay que cuidarse, y encendió un cartel donde se leia:
PULCO APAGA TU SEDDDD Y CUIDA TU CUERPO, y siiii, caí, pedí un zumo pulco, alguno pensará: porque no llevar la contraria, no será que el zumo contiene un somnífero y amaneceremos en una bañera llena de hielo con una costura de 300 puntos y el hígado en un avión a 10.000 kilómetros?
pues sinceramente no pensé en eso,y pedí un zumo de melocotón, todo respondia a un plan de proporciones siderales, la camarera sirvió el zumo pero….
pero no lo abrió, y aqui llega el nudo de la historia.No le quitó el tapón, cuantas veces habré recordado esa tarde y cuantas veces he pensado en lo que habria cambiado mi vida de no ser por aquel maldito tapón, una especie de efecto mariposa “polilla”, “el efecto tapocillo de pulco” como lo llamo yo, el caso es que, y continuo mi historia…
tuve la infeliz idea de abrir yo mismo aquel maldito tapón, posé mi mano sobre la botella y giré el tapón y sucedió algo que todavia hay noches que me despierta entre sudores (y no es una erección), escuché un sonido de otro mundo, un POP, místico, es el sonido que hace el vacio al desaparecer violado por la presión de la atmosfera, ohhhhhhhhhhhhhhh, que sonido, que explosión de armonia sacudió mis tímpanos, convencí a mis amigos para que pidieran zumo y poder yo abrir mas botellas, estaba extasiado, cuando en un momento, un flash me dejó cegado. no podia creer lo que estaba oyendo , la camarera estaba imitando el sonido con el propio tapó de zumo, presionaba sobre el centro y se escuchaba un sucedaneo de POP, casi identico al de la muerte del vacio, me subí a la barra y le arrebaté el tapón, y salí corriendo, corrí hasta que me desmalle y cuando me desperté en mi casa, pensé que habia sido todo un sueño, pero cual fué mi sorpresa, que hallé en mi mano el tapón intacto, un escalofrio me recorrió la espalda y pensé en apretar el centro del tapón levemente, así lo hize y sonó otra vez ese sonido, que delicia, que maravilla, que orgia en el caracolillo de mi oido, lo volví a apretar y volvió a sonar, me pasé todo el dia repitiendo el sonidillo, y cuando baje a la calle por la noche y me encontré con mis colegas, les comenté de volver al bar del pulco, queria hacerme con una reserva de taponcillos, pero, sorprendidos me dijeron que no conocian ningun bar que de hecho el dia anterior ninguno estuvimos juntos, y yo sorprendido les mostré el tapón les hablé de la macizorra e incluso les arrastré al lugar donde deberia estar el bar, pero no habia nada alli.
Fue un asunto extraño, el caso es que desde aquel dia llevo siempre un taponcillo de zumo en el bolsillo y de vez en cuando lo hago sonar, si algun dia vais por el metro y ois un POP como de bote al vacio, apartaos del borde del andén….