Plegaria para la oficina

Señor concédeme la serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el coraje para cambiar aquellas cosas que no puedo aceptar, y la sabiduría para esquivar a todos aquellos que intentan colmarme la paciencia…
Concédeme la tranquilidad para escuchar, cada huevonada que me vengan a hablar, cada sugerencia cojonuda que vengan a hacer, y cada creativa manera de venir a joder…
También ayúdame a cuidarme de todos aquellos a los que tuve que pisotear hoy, porque pueden estar bien relacionados con el trasero que tendré que besar mañana.
Ayúdame a dar siempre el 100% de mi trabajo:
12% el lunes
23% el martes
40% el miércoles
20% el jueves
5% el viernes
Y ayúdame a recordar que….. Cuando estoy teniendo un mal día, y parezca que la gente se ha puesto de acuerdo para joderme, recuérdame que se requieren 42 músculos para sonreír, y solo 4 músculos para extender mi dedo y decirles que se vayan a la mierda.
AMEN
“Acuna, Diana P.”