Nebulosas

Campos de gas y polvo que que se atraen por fuerzas magnéticas y de gravedad que se pueden condensar hasta formar una estrella primaria.
Las nebulosas de reflexión son las que reflejan la luz de estrellas cercanas y poco calientes.
Las nebulosas de emisión son aquellas cuya iluminación viene de la ionización de gases por la energía recibida de estrellas cercanas y muy calientes.
Las nebulosas planetarias son llamadas así por que parecen planetas al ser observadas con un telescopio, pero son en realidad capas expulsadas de estrellas gigantes rojas al convertirse en enanas blancas.
Las nebulosas remanentes son fragmentos de explosiones de supernovas y restos de púlsares que emiten gran cantidad de ondas de radio.
Las nebulosas oscuras no emiten luz porque las estrellas que están detrás se hallan demasiado lejos.
Las nubes moleculares tienen forma de neblina y el tamaño de varios años luz.
Herbig-Haro son pequeñas nebulosas muy brillantes compuestas de chorros de gas expulsado por estrellas en formación.

Es evidente que este proceso se puede desbocar por sí mismo: por inducción mutua, una mayor concentración de materia generará mayor fuerza de atracción gravitacional lo que a su vez atraerá más materia, con el resultado de generar una mayor fuerza de atracción gravitacional, y así sucesivamente. La masa, inicialmente homogénea, acaba por formar una esfera de gas en el centro, la cual se contrae muy deprisa y se diferencia del resto de la nebulosa. Esta estructura es el embrión estelar, comúnmente denominado protosol o protoestrella. A pesar de la compresión del gas, su densidad es aún demasiado baja y la radiación que genera sigue escapando libremente. Por ello, la esfera apenas aumenta su temperatura hasta al cabo de unos cientos de miles de años.

Nebulosa

Nebulosa Trifid
Copyright  © Anglo-Australian Observatory,  Foto de David Malin. HTTP://WWW.AAO.GOV.AU/images/index.html

Humor, chistes, absurdo, megalitos