Megamoko

Emails enviados por Megamoko (gracias tío).
1)
Buenos dias, amigos de los macarrones, Pol fin es viennes. Empieza ya a escucharse musikita en el ambiente, el maravilloso sonido de los hielos chocando con las paredes de los vasos, … todas esoas cositas ke nos alegran los fines de semana. Aunke este en concreto, ke no croketo, ke las croketas concretas no se involucionan… digo ke hay algo ke para mi hace especial este finde, y es ke el domingo es mi cumpleaños.
-“Bieeeen biennnnnnn felicidadeeeees!!!!”-, grita emocionada una señora de Lugo.
Pues no grite tanto, señora, ke lo ke es gracia no me hace mucha. Y es ke ya estoy en ese punto en ke estoy bastante más cerca de los 30 ke de los 20 y cada año pesan más. A parte del aspecto temporal, está el aspecto psicoeconómico. Hoy me toca traer a la oficina unas bandejas con bocadillitos y tortila de patatas ke nos preparan en el bar de al lado y ke sale la broma por unas 4000 pelas sin contar el cava. Y lo ke me da grima no es el dinero en sí, sino ke de ello se aprovechen un par de jefes hijosdeputa ke tengo. O sea ke encima ke me pagan una mieeeeerda les tengo yo ke pagar el desayuno, ya te digo.
Y esta noche continuemos con la alegria porke me toca hacer una de esas putas cenas de cumpleaños ke odio, odio y reodio. Significa estar 57 horas sentado en una mesa apretujao pegandome codazos con el de al lado, comiendo mierda pura y haciendo ver ke me gustan las jodidas cenas de cumpleaños. Y cuando acaba el papeo viene mi infierno particular: los cafés. Tocate la polla, hemos acabado de cenar a las 2 de la mañana y solo tengo ganas de inflarme a Bacardís y mover las rodillas ke ya se estan fundiendo con la silla creando un hibrido de madera y hueso. Pero entonces llega el camarero y pregunta kien kiere cafés y la gente de repente sufre como un espasmo en el brazo, cambian de cara y empiezan a balbucear frases como:
-“Yo kiero uno con pokita leche y dos de azucar no no no si eso no me pongas azucar y me lo haces con un chorrito de Baileys no no no ke el Baileys se me repite ponme unas gotas de Soberano no no no ke paso de mezclar ponme el café solo con hielo pero espera no me pongas mucho hielo ke me duele la garganta, aunke demasiada calor tampoco me va bien asi ke… sabes ke?… ponme un vaso de licor de melocoton con hielo”.
Hay ke ser hijoputa. Y multiplica por 20. Yo no tomo café y jamás entenderé todos estos sufrimientos para decidir como lo kiero. Yo entro en un bar y digo “una cerveza” y no empiezo a comerle la oreja al pavo diciendo ke si la kiero sin burbujas pero con etiketas rojas y en vaso de porcelana.
Con todo ello se tiran 3 horas pidiendo cafés, y media hora hasta ke los traen, y mi sufrimiento se va alargando. El café es la bebida más lenta del mundo, y yo alucino ke un vasito tan pekeño tarde tanto en ser bebido, y el ambiente se va cargando de humo y a mi me entra la modorra akella de despues de cenar, y me agobio, me entra calor, me falta el aire, la de al lado no para de reir com una histerica en celo y como le ha subido el vinacho guarro no sabe mantener un volumen de voz coherente, y su vaso de café sigue virgen y yo me consuelo fantaseando con romperle la nariz de un codazo, y mis ojos se van poniendo rojos, hinchados por el humo, el sueño, la rabia, el agobio, y la de mi lado cada vez grita más y todavía no ha provado el café y creo ke fuera ya está amaneciendo hasta ke justo en el segundo anterior a decidir reventarle la jeta a guantazos va la tia, me mira y me dice:
-“Yo no se porke pido café, si a mi nunca me ha gustado”.
Despues de esta afirmación me siento demasiado debil y abatido para emplear la violencia. Incluso se me escapa una sutil sonrisa al darme cuenta de ke todo ha sido como una especie de broma macabra ke cada cierto tiempo nos gastan los amigos cuando nos invitan a su cena de cumpleaños.2)
Hola gente, hoy me ha pasado algo raro. Resulta ke en la oficina tenemos RDSI y estamos a la espera del ADSL. El tema es ke mientras llega tenemos ke cascar con un modem RDSI ke se jode cada cierto tiempo. Cuando se jode, tenemos ke levantarnos y darle al interruptor (no el de Cerdix, no) y resetearlo. Así vuelve a funcionar.
Pues resulta ke esta mañana, se nos ha escoñao el modem, algo normal. Me he levantado, he ido hacia el modem y lo he reseteado sin compasión. Pero al darme la vuelta para volver a mi “dura” vida laboral ha ocurrido algo inaudito. El modem ha dicho:
-“Hola, como estas?”
No podia ser. He supuesto ke seria algun típico lapsus orejae y me he vuelto a girar para volver a mi sitio.
-“EH! donde vas? te estoy hablando?”
El consumo masivo de macarrones debía haberme afectado la neurona. Esta vez era seguro, akel cacharrito odioso me estaba hablando! así ke mirando ke no me viera nadie, y sin saber bien lo ke hacía, le he contestado:
-“Hola? modem? me estas hablando? pero tu no puedes hablar!!”.
-“Bueno, eso es lo ke cree todo el mundo. De hecho yo soy el único ke tiene lo ke vosotros llamais… vida. Por cierto, me llamo Eustakio”.
Sin duda había elegido un mal dia para dejar de esnifar pegamento. Akella situación era surrealista, pero el maldito aparatito seguia allí, mirándome fijamente con sus lucecitas inocuas. Yo estaba flipando:
-“Pe-pe-pero no tiene sentido!! esto no puede ser real! seguro ke lo estoy imaginando o es la típica broma ke nos hace la tele a las estrellas del espectáculo”.
-“jejejejeee… vas un poco desencaminado… Megamoko”.
-“ALTO! KIETOPARAO! tu no puedes saber eso!! ese es mi nick, mi alter ego psicotrópico. Nadie sabe ke ese soy yo!!”.
-“Te ekivocas, julai, recuerda ke yo soy tu modem. Por mi pasan todos tus e-mails, sms gratis y visitas por Internet. Es decir lo se practicamente todo de ti. De hecho, por eso me he decidido a hablarte. Mientras el resto de tus compañeros no paran de enviar aburridos e-mails de trabajo y de consultar webs comerciales, tu animas un poco mi mísera vida con las frikeces ke envias y recibes. De hecho me pregunto ke coño haces en la oficina para ke encima te paguen. Supongo ke se la debes comer al jefe…”.
-“A ver si te caen dos ostias”-. No te jode, la mierda del cacharro ke encima ke se jode cada 2×3 encima me llama marika. Lo ke se tiene ke aguantar.
-“Perdona, no keria ofenderte, lo he dicho en broma, solo he kerido ser un poco simpatico. De hecho, no te se me pongas chulito, ke te tengo pilladito por los huevitos”.
Eso me moskeó, porke notaba cierto tono de recochineo por parte de Eustakio:
-“Ke kieres decir?”.
-“Pues ke como te he explicado, se a lo ke te dedicas en tus horas de trabajo. Por ejemplo todo el rollo ese de la Lista Torbellinesca, los e-mails a los amigotes y tus visitas a webs como la de Glenn Medeiros o la de Luis Cobos. Asi ke si me sale del USB me pongo a explicarle todo a tu jefe. Como te digo, te tengo pilladito”.
-“Y ke kieres de mi?”-. Akello empezaba a oler a chantaje.
-“Pues se ke vais a substituirme por uno de esos modems ADSL. Pero no sabeis ke ya estan descatalogados y ke duran menos ke el culo del Bustamante en una prisión turca??!! Yo lo unico ke kiero es ke impidas ke eso ocurra. Si no lo haces ya sabes lo ke pasará…”
Me encontraba entre la espalda y la pared. Akello era un sinsentido, un pez ke se muerde la cola, una espiral de violencia. Me encontraba en la mismísima barca de Caronte viajando hacia el Averno donde ardería eternamente por culpa de mi flagrante escakeo laboral.
No tenía opción, akel cacharro infernal me tenía obsesionado. La llegada del ADSL era inminente e imparable, entre otras cosas porke el ke lo ponía era amiguete del jefe y el muy bastardo se llevaba comisión. Y si destruia el modem me kedaria sin nada ke hacer durante las 8 eternas horas ke pasaba en la oficina. Sin Internet y e-mail me vería sumido en una depresión ke me conduciría inexorablemente a entrar en una secta de seres malignos con calcetines rojos. No podia permitir eso, ya ke era contra lo ke había estado luchando toda la vida.
No había manera de parar ese proceso ke me llevaría a la destrucción.
Pero entonces, y mientras el maldito modem emitía una tenebrosa carcajada de victoria vi algo ke nunca hubiera podido ni imaginar. Tras el modem surgia una especie de cable completamente distinto a los demás. Me acerké y observé ke no era exactamente un cable… era otra cosa… no lo podía creer… era… era… la rama de una planta!!! Por arte de Birbilicoke se había introducido dentro del modem. Era esa la razón de la vida del maldito cacharro?? Kizás se introdujo accidentalmente y la radiación axionométrica emitida había creado un híbrido entre planta y modem: Eustakio, el modem-geranio, un engendro sin escrúpulos ke me iva a conducir a la desgracia eterna.
En ese momento oí los pasos tenebrosos de unas botas de caña alta ke hacían temblar el suelo a cada paso. Era mi jefe se acercaba hacia mí con su afilada cara ke no escondía el odio y el rencor provocados por una infancia triste y desdichada llena de abusos y torturas. Ya estaba perdido, si Eutakio le explicaba a mi jefe toda la verdad sobre mi constantes escakeos laborales visitando la web oficial de Mocedades no solo me vería en la puta calle, sino ke además recibiría una violenta represalia. Sabido era por todos la afición al rodaje de snuff movies con ex-empleados de la empresa ke tenía el jefe.
Miré a Eustakio para rogar compasión y pedir clemencia, pero sus lucecitas rojas me miraban impasivamente, con la arrogancia de kien se sabe poderoso. Y cuando una fría gota de sudor cayó por mi frente fruto del pánico recordé akel extraño cable-rama. Mi jefe estaba a pocos metros, no venía para hablar conmigo, pero tenía ke pasar escásamente a un metro por detrás mío.
Entonces el modem traidor, ese androide vil y malvado se decidió a desvelar la verdad a mi futuro torturador, y dijo:
-“Jefe…piiiiiiiiiiii…”.
El jefe giró su arisca cara y me dijo: “Ke kieres?”.
-“ups!… nada…perdón”.
Había arrancado el demoniaco cable justo a tiempo. Mi jefe siguió su camino, y me giré para mirar a Eustakio. Le había arrancado la fuente de su energía vital y poco a poco se estaba apagando. Él, consciente de su inminente muerte como entidad viva apuntó sus cada vez más tenues luces hacia mí, y me dijo, medio balbuceando algo ke ya había oido en algún sitio:
-“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Asaltar naves en llamas más allá de Orión. He visto brillar rayos C en las Puertas de Tanhauser. Todos esos recuerdos se perderán, como lágrimas en la lluvia”.
Y su parte viva murió, y volvió a ser un frío y vulgar electrodoméstico. Pero su adios mostró el orgullo de kien un día kiso ser libre, pero no escogió el camino adecuado.
La libertad siempre se cobra un alto precio.
Saludos nocilleros.
“Megamoko”